Select Page

Impulso Docente es una organización sin fines de lucro que trabaja por instaurar una cultura de desarrollo profesional y colaboración docente en las comunidades educativas de Chile y Latinoamérica. Desde 2015 han capacitado a más de 16.000 profesores en 13 regiones del país, certificado a 182 mentores y asesorado a cerca de 50 establecimientos con alto índice de vulnerabilidad escolar.

Bajo el lema “Quien se atreve a enseñar, nunca deja de aprender”, en Impulso Docente llevan más de cinco años cambiándole la cara a la Educación en Chile y América Latina. Y es que la labor de los profesores no es tarea fácil, necesitan acompañamiento, colaboración y cursos que los apoyen a resolver sus necesidades inmediatas.

Así, mediante asesorías, certificaciones, capacitaciones y mentorías apoyan a equipos directivos en la implementación de sistemas de observación y retroalimentación docente en sus escuelas, para impulsar el máximo potencial de sus profesores.

¿Qué es lo que los mueve como organización?

Nos mueve la tarea de poner en valor el rol fundamental que juegan los profesores en la creación de trayectorias escolares positivas en sus alumnos. Nos moviliza saber que, apoyando a cada docente, en especial a quienes se desempeñan en establecimientos con alto índice de vulnerabilidad, estamos apoyando también a estudiantes, apoderados, equipos directivos y a una comunidad entera.


Los profesores/as han estado siempre sobreexigidos de tiempo y energía y la pandemia ha hecho más ardua su labor. Necesitan apoyo y acompañamiento, que los ayude a sortear este contexto tan incierto con un apoyo alineado y contextualizado a sus propias necesidades. Finalmente, nos moviliza la convicción de que existen prácticas pedagógicas ejemplares al interior de cada comunidad y nuestro aporte es facilitar que ellas se compartan entre todos los docentes de esa escuela, liceo o colegio.

¿Cómo llevan a cabo la misión impulsar el desarrollo profesional y bienestar de los docente?

Lo hacemos a través de capacitaciones, talleres, certificados y asesorías que, gracias a la virtualización empujada por la pandemia, tienen impacto y llegada a docentes de toda América Latina.

¿Cómo fue su proceso de digitalización durante 2020 y qué cambios o novedades se vienen durante 2021?

El comienzo de la pandemia fue un shock para todo el equipo, ya que todos los servicios que impartíamos eran presenciales, es decir, en las mismas escuelas. Viajábamos de Iquique a Punta Arenas para impartirlas. Pero nos reunimos e hicimos un “duelo” breve y decidimos transformarlo todo a digital, con la esperanza de que docentes y equipos directivos también se sumarían a la ola de la virtualidad. Y así fue.

Hemos podido realizar con éxito y mucha alegría los servicios que antes impartíamos presencialmente. Sabemos que hay un vínculo del cara a cara que se pierde en las pantallas de Zoom, pero al menos nos acompañamos y aprendemos juntos en pandemia, lo cual es un bálsamo en estos tiempos de encierro e incertidumbre.

Además, pudimos desarrollar talleres abiertos dedicados a profesores no sólo de Chile sino de Latinoamérica y nos complace contar que en cada uno de estos talleres virtuales asisten profesores desde el norte de México hasta Punta Arenas.

¿Cómo nació la idea de Educación a Distancia y cuáles fueron los principales desafíos en implementarla?

El primer desafío fue contar con una plataforma que nos permitiera diseñar clases a distancia. Para eso, nuestro equipo actuó rápidamente y con mucha voluntad de aprendizaje diseñamos un nuevo sitio web e instalamos una LMS (Learning Management System), es decir, una plataforma amigable para alojar clases y mantenernos en contacto con y entre profesores. Todo esto no hubiese sido posible sin la voluntad proactiva y adaptativa de cada integrante de nuestro equipo. Y de la generosidad y disposición de los docentes por aprender y aprender de ellos.

Blanco Recoleta: Con foco en la Educación

¿Cómo nació la idea de instalarse en Blanco Recoleta?

Vimos en Blanco Recoleta una tremenda posibilidad de trabajar en conjunto y colaborar con otros emprendimientos también ligados al área de Educación particularmente en el HUB Mustakis. Además nos encantan los espacios que propician el ambiente colaborativo y que nos ayudan a desarrollar un mejor trabajo día a días.

¿Qué es para Impulso Docente, Blanco Recoleta y el Hub Mustakis?

Es un espacio de colaboración y fomento para la innovación con foco en Educación (con buen café y un gratísimo grupo humano). Así como un hermoso lugar rodeado de cerros, el San Cristóbal y el Blanco, con muy buenas energías para el trabajo en equipo.

¿Qué ventajas te ha traído formar parte de una plataforma como Blanco Recoleta?

Tener la posibilidad de conocer otros emprendimientos en Educación y establecer redes de apoyo y colaboración con otras organizaciones, que al igual que nosotros tienen el foco puesto en la innovación y el desarrollo integral de los estudiantes.

En su opinión, ¿cuáles son las fortalezas y oportunidades de Blanco Recoleta?

Sin duda el espacio es muy agradable, el ambiente de trabajo es siempre ameno y cordial, dando posibilidad de vitrina y difusión del quehacer a organizaciones emprendedoras.

Cuentan con algún proyecto (en curso o en mente) que fomente la colaboración cruzada con otros emprendimientos de esta u otra plataforma colaborativa?

Para Impulso Docente colaborar con otros es una oportunidad que valoramos e impulsamos. Actualmente nos hemos adjudicado dos fondos de fortalecimiento con Fundación Mustakis y la Fundación Colunga, sin embargo, por ahora no hemos desarrollado ningún proyecto en conjunto con otros emprendedores, pero estamos 100% disponibles para que esto ocurra.

PUBLICADO POR: ifblanco
  • COMPARTIR
AnteriorSiguiente